Limonero (España)

María Zambrano regresa a España el 20 de noviembre de 1984 y se instala en Madrid. Allí sigue con sus trabajos y publicaciones. Su casa es lugar de encuentro de intelectuales y amigos. Se multiplican los reconocimientos institucionales. En 1985 es nombrada hija predilecta de Andalucía. En 1988 es destacada con el Premio Miguel de Cervantes e incluso fue la candidata más firme para el Nobel de Literatura del año 1989.

 

María muere el 6 de febrero de 1991. Es amortajada con el hábito de la Orden Tercera Franciscana que ella siempre llevaba consigo con tal destino. Sus restos reposan en el cementerio municipal de Vélez-Málaga. En su tumba hay una lápida con el siguiente texto del Cantar de los cantares que ella misma escogiera en vida: "Surge, amica mea, et ven" (Levántate, amiga mía y ven). Es un himno a la esperanza ante el mayor fracaso de la vida.

España_red.jpg
España_Maria_JuanGamez.jpg
España_María_Salinas_DtorAeropuerto.jpg